4 PASOS A SEGUIR EN LA REHABILITACIÓN DE FACHADAS - 31/12/2014
La fachada de un edificio es mucho más que su carta de presentación. De hecho, es una de las partes del edificio que más cuidados necesita ya que es la que más está expuestas a los cambios de tiempo.
La fachada es la encargada de resguardar al edificio de todo tipo de condiciones climatológicos y soportando tanto elevadas como muy bajas temperaturas. Todo ello, le afecta y se debe ser consciente de para que continúe conservando sus calidades, se requiere de un periódico y completo mantenimiento para evitar así, el deterioro prematura de las fachada.

1. Así que, si tras examinarla cree que la fachada de su edificio está en mal estado, la mejor opción será contratar un profesional cualificado quien le hará una evaluación junto con un informe de las reparaciones necesarias. Si es su caso, en Bajocoste tenemos a los técnicos que usted necesita.

2. Por lo tanto, antes de llevar a cabo la rehabilitación de la fachada, en primer lugar hay que identificar su patología, pero tanto o más importante es detectar el origen de la misma. De esta forma no sólo se eliminará y corregirá la patología en sí, sino que lo más relevante sería acabarán con el problema de raíz; evitando así volver a tener de nuevo los mismos daños.

3. Así pues, una vez identificado el problema, lo primordial es reparar el origen y posteriormente continuar con los daños producidos arreglando y reparando cada uno de los desperfectos que éste ha ocasionado. Cabe tener en cuenta, que la aparición de los daños se pueden generar en todo tipo de fachadas ya sean de tipo piedra, ladrillo, enfocados.

4. A lo largo del proceso de reparación, sería aconsejable llevar a cabo tratamientos especiales con el fin de proteger la fachada, tales como: revestimientos especiales, hidrofugado, monocapa y pinturas resistentes a los cambios climatológicos, entre otros.

De forma paralela, pero continuando con la línea, existe un aspecto fundamental y
muy importante y es la pintura de las fachadas (ya sean de patios o medianeras).
Generalmente se tiene a descuidar este aspecto y se repara hasta que su deterioro
llama la atención estéticamente. No obstante, una mala conservación de la pintura de
la fachada lleva a que tanto los factores climatológicos externos como la humedad
acaben profundizando y dañando la fachada, llegando incluso a erosionar la fachada.
Por lo tanto, tan importante es darle una buena solución al problema, como evitarlo a
través de un mantenimiento óptimo de la fachada. Así que, si su fachada está
deteriorada o cree que ha llegado el momento de hacerle un lavado de imagen no
dude en contactar con Bajocoste.
Lecturas: 1302
volver
 
 
Calle Isidro Martí Flores, nº9 • Alfarrasí • 46893 (Valencia) • Tel.: 663 900 801 • energicost@gmail.com